Tips

• Renueva el agua cada vez que esté sucia, ya que pierde oxígeno.

• Corta la parte inferior del tallo dos centímetros aprox. en forma diagonal y repite esta operación cada dos o tres días, de esta manera tus flores absorberán los nutrientes del agua.

• Colócalas en un lugar fresco, lejos del calor y de la luz directa del sol.

• Vierte en el agua algún producto especial con nutrientes (de venta en viveros), o recurre a una aspirina para proteger el agua de bacterias que aceleran la putrefacción de las flores.